Descripción: oficinadeprensaobmoron.jpg

Página principal
Versión en WORD para imprimir o guardar
(clik aquí) Descripción: wordbot.jpg 
      En FACEBOOK Descripción: facebot2.jpg          Suscripción gratuita Descripción: altasbot3.jpg           En YOUTUBE  Descripción: youtube.jpg

// 24-10-2014 //              

- CARTA PASTORAL SOBRE LA MISIÓN 2015
  

Descripción: colegiostepinac.jpg

Descripción: productosdelcolmenarb.jpg

 

Descripción: marista.jpg

 

Descripción: Solari.jpg

 

 

Descripción: DivinoNiño.jpg


Descripción: anaka3.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Descripción: NSBV -Cartel 2013- Lona 02.jpg

Descripción: walsh3.gif

Descripción: edss.gif

 

Objetivo V:

Que en la Diócesis se establezca un sistema fluido y eficaz de comunicación social que favorezca el compartir noticias, la organización y coordinación pastoral, y el intercambio de experiencias entre las comunidades. Tener presencia en los medios de comunicación locales.

 

Anexo I de la Carta Pastoral a todos los fieles de la Diócesis de Nuestra Señora del Buen Viaje, presentando las conclusiones de la Asamblea Pastoral del Pueblo de Dios.

 

 

 

 

Nuestra Diócesis


Descripción: Misionero.jpg

 

CARTA PASTORAL
SOBRE LA MISIÓN 2015

 

"Después de esto, el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir.

Y les dijo: La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos.

Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha.

¡ Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero,

ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino.

Al entrar en una casa, digan primero: '¡Que descienda la paz sobre esta casa!'.

Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él;

de lo contrario, volverá a ustedes. Permanezcan en esa misma casa,

comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece

su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren

y sean recibidos, coman lo que les sirvan; curen a sus enfermos y digan a la

gente: 'El Reino de Dios está cerca de ustedes'. Pero en todas las ciudades

donde entren y no los reciban, salgan a las plazas y digan: '¡Hasta el polvo

de esta ciudad que se ha adherido a nuestros pies, lo sacudimos sobre ustedes! Sepan, sin embargo que el Reino de Dios está cerca'.

(Le 10,1-11)

 

Qué nos dice y a qué nos invita la Palabra

Este texto nos ofrece una enseñanza e iluminación del Señor sobre lo que es la tarea misionera, y a la vez, es un texto que hoy cobra actualidad haciéndose realidad: ¡El Señor Jesucristo, hoy, nos envía a una actividad misionera, a un nuevo emprendimiento evangelizador en nuestra Diócesis: La Misión Diocesana 2015!

 

Releamos el texto. "El Señor designó... y los envió". Se trata de una elección y de una tarea, un envío, un mandato: esto se actualiza hoy en nuestra Diócesis, porque la Iglesia es misionera por vocación y naturaleza. Es el Señor quien nos envía a salir, a llevar su Buena Noticia a todos los hombres y mujeres, niños, jóvenes, ancianos que viven en nuestro territorio.

 

"La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos... ": El texto evangélico nos muestra nuestra misma realidad: No somos muchos para tanta multitud. Esto nos mueve a una toma de conciencia y a una necesaria conversión: ¡Todos somos discípulos misioneros! Somos miembros de la Iglesia, y por lo tanto, partícipes responsables de su misión. Nadie puede sentirse excusado de asumir este compromiso, cada uno desde su lugar y su situación de vida.

 

"¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos....": El mandato del Señor es apremiante. Es una invitación a salir, a llegar a todos, sin excluir a nadie, considerando tanto los lugares de residencia como los ambientes donde se convive. El Papa Francisco nos habla de "periferias existenciales", lo cual nos induce a mirar la realidad urbana, su cultura, sus costumbres, la índole del hombre y de las familias, sus necesidades y urgencias, los interrogantes y cuestionamientos: no son "lobos" en sentido literal, pero sí hombres, mujeres, hermanos necesitados, con "hambres" de muchas cosas, pero sobre todo del pan de la Palabra de Dios; ellos nos interpelan y esperan respuestas, actitudes, acciones concretas.

 

"No lleven... ": Nos asombran la frase y las indicaciones del Señor. Lo único que podemos y debemos llevar es la Paz que el Señor sembró en nuestros corazones, que entregamos con nuestro saludo alegre y esperanzado!: "¡Que descienda la paz sobre esta casa!"... "El Reino de Dios está cerca de ustedes". Es la Buena Noticia de Jesús que nos da la Paz reinando en nuestros corazones con su amor. No tenemos otra cosa que entregar. Y lo haremos "al estilo de Jesús": "No lleven alforja, ni dinero... permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo... "; esto es, "abriéndonos, saliendo, encontrándonos", creando vínculos, relaciones humanas cálidas y amistosas, proponiendo, dando un testimonio de vida nueva, alegre, de fraternidad, con humildad y sencillez: el Evangelio no se impone, sino que atrae por la fuerza del testimonio de la comunidad cristiana (cf: DA 159; Ver: conclusiones del COMIDI). La tarea es de Dios, no nuestra: es el Espíritu Santo quien obra: por eso lo de "no lleven nada"... Y haciendo también lo que hacía Jesús: "curando sus enfermos..."; sabemos la dimensión y profundidad que tiene esta expresión en el Evangelio. Es Jesús el que sana, nuestras almas y nuestros cuerpos; y abrir el corazón a Él, dejar que su Espíritu sanador y creador nos penetre y actúe en nosotros nos abre a una Vida nueva: "El que vive en Cristo es una nueva criatura: lo antiguo ha desaparecido, un ser nuevo se ha hecho presente. Y todo esto procede de Dios, que nos reconcilió con él por intermedio de Cristo..." (2 Cor 5, 17-18).

 

 

¿Qué es la misión hoy?

Se impone una pregunta y una reflexión: ¿Qué es la misión? Es ser enviados a anunciar el Evangelio, la Buena Noticia de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador. Es anuncio, no enseñanza, ni catequesis, ni conferencia, ni mera "conversación de café" -aún cuando en todas estas acciones puede haber un anuncio misionero- es una acción específica, que requiere "parressía": Entusiasmo, decisión, fervor, coraje, entrega, amor, para comunicar algo que "tengo adentro", que es para mí una experiencia vital que me cambió la vida: Un acontecimiento que dio un nuevo sentido a todo en mí mismo: ¡Es el encuentro con Jesucristo! No puedo dejar de recordar con ustedes lo que nos decía san Juan Pablo II: "La Iglesia mira ahora a Cristo resucitado. Lo hace siguiendo los pasos de Pedro, que lloró por haber renegado de él y retomó su camino confesando, con comprensible temor, su amor a Cristo: 'Tú sabes que te quiero' (Jn 21, 15. 17). Lo hace unida a Pablo, que lo encontró en el camino de Damasco y quedó impactado por él: 'Para mí la vida es Cristo, y la muerte, una ganancia' (Filip I, 21). Después de dos mil años de estos acontecimientos, la Iglesia los vive como si hubieran sucedido hoy. En el rostro de Cristo ella, su Esposa, contempla su tesoro y su alegría: '¡Cuán dulce es el recuerdo de Jesús, fuente de verdadera alegría del corazón!'. La Iglesia, animada por esta experiencia, retoma hoy su camino para anunciar a Cristo al mundo al inicio del tercer milenio: Él es 'el mismo ayer y hoy, y lo será para siempre' (Heb. 13, 8) " (NMI, 28).

 

El Documento de Aparecida nos lo dice en palabras del Papa Benedicto XVI: "A todos nos toca recomenzar desde Cristo, reconociendo que no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, por ello, una orientación decisiva" (DA, 12).

 

Es un impulso del Espíritu, que quiere que su Palabra llegue al corazón de todos, y esta es "nuestra misión", nuestra tarea y responsabilidad. Ir a todos, darles todo, involucrar a todos, integrar a todos.

 

 

El envío, hoy, es para nosotros

Es el Señor que hoy nos envía a nosotros, es la Iglesia Diocesana la que lo hace en su nombre. Todos somos discípulos misioneros, todos somos evangelizados y enviados a evangelizar ¿Puede alguien sentirse dispensado de ser misionero?

 

La Misión Diocesana 2015 ha sido anunciada y todos hemos sido convocados a realizarla. Ya estamos en pleno tiempo de preparación de esta Misión, la cual se enmarca en lo que nos enseña el Documento de Aparecida: nuestra Iglesia diocesana, en estado de misión permanente –misión paradigmática- es decir, que todo en nuestras comunidades, actividades, equipos, movimientos, asociaciones, celebraciones, etc., debe tener un talante misionero: debe ser testimonio y anuncio de una Vida nueva que nos anima a compartirla; toda la Iglesia diocesana, en todas sus estructuras, debe impregnarse de este espíritu misionero, lo cual, por otra parte, deberá manifestarse en actitudes y actividades específicas.

 

Es, en realidad, vivir un espíritu y una actitud, y en el marco y continuidad con las conclusiones (objetivos y metas) de la Asamblea Diocesana de Pastoral del año 2013. Es fundamental tener esto en cuenta: No se trata de dejar aquello para empezar algo nuevo, sino de dar fuerza y prioridad a la dimensión misionera subrayada en estos objetivos, por su urgencia y sobre todo, porque es esencial a la vida de la Iglesia: ¡la misma comunidad eclesial se renueva, se reaviva dándose a la tarea misionera! Sugiero releer aquellos objetivos, en especial el Objetivo N° 2 y sus metas correspondientes.

 

Esta identidad y espíritu misionero que impregna toda la vida y actividad de las comunidades, se manifiesta y expresa ahora en una tarea determinada: Una misión programada, en la cual nos proponemos llegar a todos los rincones y realidades humanas de nuestra Diócesis llevando el anuncio de la Buena Noticia del Evangelio de Jesús –es la misión programática-.

 

Para lograr esto, el Equipo Diocesano para la Misión Permanente nos ha hecho llegar subsidios, ideas, propuestas. Algunos Decanatos ya se han puesto en marcha, definiendo objetivos específicos para la Misión 2015. Es tarea necesaria: en todos los Decanatos, Parroquias, Movimientos, Asociaciones, Equipos Pastorales (diocesanos o parroquiales), comunidades educativas, Presbíteros, Diáconos Permanentes, Comunidades de Vida Consagrada, etc.: nadie debe quedar al margen de la tarea misionera.

 

Programar, planificar

La misión programada es una necesidad para nuestra comunidad diocesana: Una manera de hacer que el espíritu misionero no se diluya y quede en meras expresiones de deseo, sino que se haga realidad y nos mueva "a misionar". Es que si no nos ponemos de acuerdo para unirnos en esta tarea, sintiéndonos enviados, urgidos a comunicar el Evangelio, todo puede quedar en meras palabras e ilusiones, lo cual provocará una gran desilusión en el corazón de muchos. El mundo, nuestra diócesis, necesitan el anuncio, necesitan el re-encuentro con Jesucristo, necesitan renacer en la esperanza... ¡Necesitan Vida Nueva en Cristo! Y nosotros somos hoy los apóstoles enviados.

 

Esta Misión 2015 deberá significar un verdadero "sacudón" para todos nosotros, que nos despierte, que avive la fe y el amor, el entusiasmo de compartir la fe y la vida. Es mirar, ver con los ojos de Jesús a la multitud, a nuestra Iglesia peregrina en esta complicada realidad urbana: "Al desembarcar, Jesús vio una gran muchedumbre y se compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato..." (Me 6, 34). Necesitan, como en aquella oportunidad, calmar su hambre: ¡Hambre del Pan de la Palabra! ¡Y del pan de más humanidad, de más fraternidad, de más familia, de más encuentro, de más unidad y amor, de más convivencia, de más justicia! Y podemos anunciarles, proclamando: "El Reino de Dios está cerca de ustedes" (Lc 10,9).

 

Invito, pues a todos a ponernos en movimiento; los subsidios preparatorios ya están en las manos de todos. Trabajarlos en cada comunidad, en pequeños grupos o comunidades, equipos, movimientos, etc. es una urgencia impostergable. ¡No dejemos pasar el momento! Es un auténtico kairós diocesano.

 

 

Lo necesario, siempre

Cuando hablamos, tanto de un estado de misión permanente como de una misión programada, siempre, en forma absoluta, debemos comenzar por vivir ese espíritu misionero en forma personal y plasmar en nuestras comunidades esa impronta de misión permanente. Esto implica espiritualidad: Oración, encuentro íntimo y profundo con Cristo a través de la Palabra de Dios y en la Eucaristía: Sin éstas no hay fecundidad misionera posible. Nos disponen a recibir el don del Espíritu, que nos permite "proclamar las maravillas de Dios" (cf. Hech 2, 11). El Documento de Aparecida nos lo recuerda: "Todas las comunidades y grupos eclesiales darán fruto en la medida en que la Eucaristía sea el centro de su vida y la Palabra de Dios sea faro de su camino y su actuación en la única Iglesia de Cristo" (DA 180).

 

¡Vayan, anuncien!

Es Jesús el que envió a sus discípulos, y hoy lo sigue haciendo en la Iglesia... En esta Iglesia diocesana de Nuestra Señora del Buen Viaje, hoy yo, como pastor que en nombre de Jesucristo debo animar la acción pastoral y misionera, los envío: ¡Vayan, anuncien!

 

Que esta acción misionera nuestra sea una presencia, un testimonio, una palabra de Jesús para cada uno de los feligreses de la Diócesis: Que sea todo hecho "movidos por el Espíritu", como cuando Jesús comenzó a anunciar el evangelio del Reino de Dios (cf: Le 4, 14-15.18-22). Sólo Él es quien puede tocar y cambiar el corazón del hombre y de la mujer. Sólo Él instala y dilata el Reinado de Dios. Pongámonos en sus manos, y en un espíritu de profunda oración y comunión, vayamos a anunciar, vayamos "a las periferias existenciales".

 

María Santísima, Nuestra Señora del Buen Viaje nos acompaña. Ella fue la primera misionera que, llena en su corazón del Espíritu y con Jesús en sus entrañas, llevó a Jesús a la casa de Isabel. Que María nos enseñe a ser misioneros, y que interceda por nosotros para que el Señor derrame abundantes bendiciones sobre esta Misión 2015 y sobre cada uno de nosotros.

En la Diócesis de Nuestra Señora del Buen Viaje en Morón, en el mes de las Misiones. 23 de octubre de 2014.

 

Luis Guillermo Eichhorn

Obispo de Morón

 

 

 

Para descargar la versión en WORD (clik aquí)

 

Descripción: facebot5.jpg

 

 

 

 

 

Descripción: up

 

 

Descripción: Peregrinaciones a Tierra Santa.gif

 
PRÓXIMA SALIDAS e INFORMES:

anamaria_crocco@yahoo.com.ar  -  Cel: 15 4494 4904
 

Descripción: Urgenciasacerdotalc.jpg  Descripción: asis13.jpg

Descripción: escuelaperiodismoban.jpg

___________________________________________________________________

 

EQUIPO DE COMUNICACIÓN SOCIAL - DIÓCESIS DE MORÓN

Descripción: 000501c7fea3$cb6337b0$2401a8c0@FABIANPARODI

Oficina de Prensa del Obispado de Morón

Sr. Fabián Parodi

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE, HOTMAIL y OUTLOOK, no marcar este correo como CORREO NO DESEADO, porque de hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ